Magia y Sueños: ¡Little Witch Academia!

Cada vez veo menos monos chinos. No tanto por la falta de tiempo ni por dejar atrás al inmundo otaco que llevo dentro; en general me está costando terminar las cosas que empiezo porque simplemente no me enganchan lo suficiente, y después de haber empezado como 5 animes y no terminar ninguno, lo dejé de lado.

Sin embargo, en mi TL de twitter estuvo todo el primer semestre de este año hablando de “las brujitas” acá, “las brujitas” allá. Me tenté y, cabros, en serio, fue una muy buena decisión, porque Little Witch Academia es un muy buen anime, y en realidad esto no debería sorprender a nadie, ya que Trigger -el estudio a cargo- hace puras maravillas, y además de eso, estas brujitas nos intentan dejar algo más allá de la mera entretención.

¿Qué es Little Witch Academia?

Little Witch Academia nos presenta un mundo en el cual la magia y las brujas existen, y tal como nosotros vamos con paja a la universidad, en el mundo de las brujitas hay niñas que, por distintas razonas, deciden ir a la academia de brujas para aprender y/o perfeccionar su magia, no sin luchar contra los prejuicios de los simples mortales y el avance tecnológico, que poco a poco hace que la magia se vuelva más obsoleta.

En este contexto es que conocemos a Akko, una chica cuyo sueño de toda la vida es convertirse en una bruja y aprender magia para así ser como su ídola de pequeña, “Shiny Chariot” -una bruja talentosa y dedicada al espéctaculo-, y llevar felicidad al mundo. Eso sí, como en todo monoshino, no todo puede ser tan simple; Akko no es especialmente talentosa, y obviamente tiene una rival talentosa por naturaleza y familia, Diana (Sí, la wea es como Naruto y Sasuke).

Shiny Chariot, una de las brujas más talentosas

En lineas generales “las brujitas” es un anime muy simple. Sin embargo, cuando Akko encuentra la “Vara Brillante”, la varita mágica de Shiny Chariot, se entera de que su ídola no es muy popular entre las brujas de la academia, y que no es considerada un buen referente. ¿Por qué una bruja tan talentosa no es popular? ¿Por qué no es bueno que ella sea su referente? Junto a sus amigas Lotte y Sucy, Akko se propone contestar dichas preguntas, reivindicar el nombre de su ídola y, obviamente, convertirse en una brujita digna de la “Vara Brillante”.

¿Por qué deberían verla?

Partamos por lo básico. Little Witch Academia fue producida por el estudio Trigger, que ya se ha hecho conocido por otros muy buenos anime como Kill La KillSpace Patrol Lulucoy tal como nos tiene acostumbrados, nos entrega un producto de calidad. La animación es maravillosa, las expresiones de sus personajes están llenas de vida y los colores son bonitos. Obviamente no todo está en lo estético, y en ese sentido “las brujitas” no se quedan cortas, ya que aborda un tema que, en mi opinión, es súper importante: los sueños.

Una pequeña Akko en un espectáculo de Shiny Chariot. Nosotros cuando aún teníamos sueños y capacidad de asombro.

Todos fuimos pendejos en algún momento, y creo que en esa época de nuestra vida uno sueña con más libertad que nunca. A mis 24 años  obviamente tengo sueños, tengo anhelos, pero están limitados por los constructos sociales y el realismo de mierda bajo el cual se rigen nuestras vidas.

Como mencioné en un principio, en el mundo de Little Witch Academia la magia existe, pero también lucha contra los avances tecnológicos y el, cada vez, menor interés. A pesar de lo anterior, Akko es es la viva imagen de alguien a quien no ha sido corrompido por la sociedad, que no le importa si la magia es cada vez más obsoleta ni mucho menos le interesa si es “útil” o no.

Lucy, Akko y Lotte

Aprender magia es su sueño, es por lo que vive y lo que la hace feliz, y a través de ese sueño prentede hacer feliz al resto, algo que a nosotros pasados los 14-15 años se nos tiende a olvidar, viendo la utilidad de nuestros sueños en función a la plata que nos van a dar y, en consecuencia, viendo como mueren o quedan bien escondidos. A medida que avanzan los capítulos nos damos cuenta que, a pesar de que sea difícil, Akko sigue luchando por alcanzar su sueño, y apoyándose de sus amistades es capaz de superar los obstaculos que van apareciendo, porque luchar por lo que uno quiere sí vale la pena.

Es verdad, me gusta buscarle la quinta panta al gato, me gusta buscar mensajes donde a veces no los hay, pero no puedo evitarlo, y es que Little Witch Academia nos presenta una historia simple y entrenida, personajes carismáticos con los que uno puede llegar a identificarse y una animación maravillosa. Pero sobre todo, Little Witch Academia es un llamado de atención, una voz que te dice capítulo a capítulo que no porque las cosas sean de una manera tienen mantenerse igual, que no porque soñar sea cada vez más mal visto, tenemos que dejar de hacerlo.

Little Witch Academia es un anime que además de engancharte a través de sus personajes, todos los capítulos te entrega un mensaje, y al final del día te deja con una sensación de felicidad y esperanza que va más allá del consumo por simple entretenimiento, porque sí, las series, películas o juegos son un producto de entreteniemiento, pero pueden ser más que eso, y “las brujitas” son una prueba de ello.



Me gusta la filosofía, los juegos, series y el vinito. Hincha de la U y de Asuka. En twitter soy @Piplash.