Animal Crossing: Not so much an Amiibo Festival

El 13 de noviembre llegó, y para muchos sólo se trató del Amiibo de Mewtwo, pero para mi no. Llegué a la pega y lo primero que hice fue comprar mi arsenal de Amiibo Festival y no me sorprendió para nada ser la primera persona en todo el día en haber comprado el juego y los amiibos (Sí, compré todo). Esto porque desde que fue anunciado en la E3 de este año, todos sabíamos que no sería más que un fracaso, más aún al salir el mismo año y no muchos meses después de Mario Party 10.

Sólo se vende en un bundle que incluye el juego, dos amiibos y tres amiibo cards con diseños exclusivos.

Comenzando con el hecho de necesitar sí o sí amiibos para poder empezar a jugar ya te da lata, en especial cuando no eres de los que suele sacar a los amiibos de sus cajas o simplemente no te gusta “manosearlos” demasiado (en este juego debes tenerlos en tus manos por al menos una hora).

Amiibo Festival supone ser un Party Game, sin tener realmente nada de party. Claro, tiene un tablero, que está en el mapa de un pueblo, que al parecer es igual en todos los Amiibo Festival, quitándole ya un poco de la esencia de Animal Crossing donde cada quien tiene un mapa diferente. Si bien puedes agregar casas de animales que tengas en amiibo cards y hacer proyectos públicos, esto es todo limitado.

Modos de juego:

  • Board Game:

Antes de entrar al tablero ya se escoge al azar el orden en que irán los jugadores. Necesitas al menos un amiibo para poder jugar.

El juego completo se representa como un mes del año, y una vez que pasan todos los turnos, pasa un día del mes. Así que debes jugar por ejemplo 30 días para terminar un solo juego.

Al igual que en cualquier otro Animal Crossing los domingos se venden nabos y durante la semana puedes revenderlos a buenos o malos precios dependiendo del día. Esto puede ser divertido, hasta cierto punto donde te aburres de comprar.

También hay “eventos” donde aparecen personajes ya conocidos del juego. La primera vez que te topas con alguno de ellos tienes curiosidad de qué entregan para hacer todo más entretenido, y la respuesta es casi nada. Al jugar un par de veces se vuelve aburrido ver a los personajes llegar y sólo quieres que se callen pues dicen lo mismo una y otra vez.

En cuanto a gameplay: Para tirar los dados debes colocar tu amiibo sobre el NFC y al alejarlo se lanzarán. Avanzas y puedes caer en un círculo morado  o rosado, siendo el primero situaciones negativas que te quitan puntos o dinero, y el segundo lo contrario. También cada uno de estos círculos tiene un valor por el cual puedes vender tus nabos, y esto es random.

Debo decir que en el juego de tablero no se hace más que lanzar los dados y ver a los personajes avanzar. Además debes poner a tu amiibo en el NFC cada vez que te toque lanzar los dados y en mi opinión es lo más latoso del juego.

Los minijuegos: No están dentro del Board Game, los vas desbloqueando a medida que juegas y juntas puntos suficientes para cada uno. Estos minijuegos son aparte, y se juegan  con amiibo cards (de 3 a 6 cartas dependiendo del juego) y sólo uno o dos con figuras de amiibos más las cartas.

  • Acorn Chase:

Aquí necesitas tres cartas para jugar. El Juego trata de avanzar en un pequeño campo y reunir castañas sin ser alcanzado por Cornimer (una cortacésped(?) con cabeza de castaña). Cada carta representa una dirección a seguir, y debes colocar en el NFC la carta que corresponde a la dirección a la que quieres ir. En un momento determinado Cornimer avanza más rápido y debes apurarte también usando más rápido las cartas, aquí es donde hay que reaccionar rápido y escoger las cartas correctas para avanzar.

No me pareció aburrido, pero sí muy corto, pues sólo tiene tres niveles.

  • Mystery Campers:

Debes ocupar seis amiibo cards. Hay 4 carpas de acampar en pantalla y debes adivinar qué animal está en cada carpa. El juego te da pistas muy malas, diciéndote si acertaste en alguna o si estás ubicando las cartas cerca de donde corresponde.

Es casi imposible ganar el juego porque no hay manera de saber nada. Es aburrido y poco intuitivo.

  • Balloon Island:

Uno de los modos de juego más mostrados en los Nintendo minute o tráilers de Amiibo Festival. Justamente porque es uno de los pocos minijuegos que sí entretienen dentro del juego. Puedes jugar solo o con hasta 4 personas más. Se necesitan tres cartas para jugar.

Debes reventar globos y caer en la pequeña isla que se mueve de un lado a otro en pantalla, para esto hay que tener la carta sobre el NFC y no soltarla hasta estar seguro de dónde quieres que caiga el personaje. Mientras más globos revientas, más puntos ganas y dependiendo de el lugar donde quede tu personaje se puede ganar más puntos. Si caes en el agua pierdes los puntos ganados.

Es entretenido. Como cualquier otro minijuego, hubiese sido mejor si estuvieran dentro del Board Game para hacerlo un poco mejor y no aparte.

  • Desert Island Escape:

Este es el otro minijuego que se mostró tanto, y es tan aburrido como se ve. Debes usar tres cartas y dependiendo el animal que tienes avanzas cierto número de cuadros. En cada cuadro de la isla hay algo que encontrar que te puede ayudar a escapar de la isla en menos de siete días.

Una vez que escapas hay algo así como un score de los puntos ganados, como cuánta comida reuniste, cuántas herramientas hiciste o qué tanto porcentaje de la isla fue recorrido.

  • Fruit Path:

En este minijuego hay que reunir todas las frutas posibles. Se usan tres cartas y avanzas el número de pasos que esa carta tiene marcada en su dibujo de dado. También vas perdiendo frutas si caes en alguna Pitfall.

Es otro juego fome -penita-

  • Amiibo Card Battle:

De dos a cuatro jugadores, se deben usar 6 cartas. Estamos dentro de la carpa de Katrina, y hay una bola de cristal que te muestra un signo zodiacal.

Hay tres formas de ir ganando; teniendo una carta con el signo zodiacal que se muestra en la bola de cristal, teniendo la carta con el dado más alto, o ganando en Piedra, papel y tijeras (también en cada carta se tiene uno de estos tres símbolos)

  • Resetti Bop:

De uno a tres jugadores. Acá se deben usar 3 cartas o un amiibo y 2 cartas. Es un juego de martillos, y cada vez que frente a cierto personaje se infle un Mr. Resetti éste debe ser apoyado en el NFC para que golpeé el “globo”.

Cada vez va subiendo la velocidad y con esto cada vez es más molesto jugar y pasar el Gamepad de un jugador a otro.

Para jugar solo puede ser entretenido, pero cuando vas agregando más jugadores más incómodo se vuelve.

  • Quiz show:

El único minijuego que es desafiante y fue hecho para los que amamos Animal Crossing. Eso sí, es mejor jugarlo sólo, pues jugarlo de a dos o más se vuelve tan incómodo como Resetti Pop.

Es un concurso de preguntas de Animal Crossing, y tienes un minuto y medio para responder todas las preguntas que puedas.

Hay varias simples, como los nombres de personajes, y otras mucho más complicadas como saber qué pintura es falsa o no, quién la pintó, nombres de bichos, sus tamaños, etc…

Para terminar -al fin- Amiibo Festival es otro spin off de Animal Crossing, y aunque intenta ser un juego divertido, termina siendo incómodo, fome y demasiado largo. Hay otros party games como los típicos Mario Party o incluso Wii Party U, donde puedes jugar durante horas y no te das cuenta, pues hay muchas cosas que hacer y ganar dentro del juego. En Amiibo Festival se llega al punto en que sólo quieres que se termine el juego, porque no hay nada que hacer dentro del Board Game que debería ser lo principal. Y por los minijuegos, sólo hay dos que realmente entretienen y sólo uno pensado para los fans de AC.

En cuanto a las figuras que vienen con el juego y las demás que compré a parte, no hay nada negativo que decir, están llenas de detalle y muy bien hechas. Lo único positivo del juego.



Me gustan los monos chinos, y los chinos.