Pon a prueba tu macho interior con Tiny Barbarian DX

Hemos estado un poquitín desaparecidos por todo el ajetreo de comienzo de año pero bueno, hay que darle nomás así que acá les traigo un pequeño comentario de un juego que si bien compré sólo por ser de Nicalis y por los goodies, terminó sorprendiéndome de una manera muy agradable.

Tiny Barbarian DX como ya mencioné viene de la mano de los chiquillos de Nicalis, por lo que obviamente podemos esperar calidad en la versión física del juego, que obviamente trae un lindo manual que también cumple la función de intro al juego, un pouch para guardar la pasta base y un lindo llavero de goma que nos adelanta un poco las aventuras que tendremos en este juego.

 

A modo de webeo, con mis amigos bautizamos a este juego como el dark souls de los plataformeros actuales, ya que por la cresta que se pone puto difícil a medida se va avanzando, logrando que seas uno con la frustración. Con un estilo gráfico en pixeles que de primera puede parecer un poco decepcionante, con unos cuentos avances de area, podemos ir notando que el cariño sobra acá y sí que le pusieron empeño porque es muy bello todo y la música acompaña de maravilla nuestra frustración y ganas de seguir adelante.

 

Si bien uno de los objetivos del juego además de avanzar es ir juntando monedas, esto queda si es que no totalmente de lado, en último plano, debido a que la prioridad acá es sobrevivir, ya que pocos serán los momentos en los que podremos estar totalmente tranquilos (y aprovechar para flexionar nuestros músculos sólo porque sí), por lo que podemos dejar el conseguir monedas para un replay o ni eso, quizás para competir en el multijugador (qué oh dios gracias por existir) que nos facilitará un poco las cosas para completar el juego, aunque en otras ocasiones por temas de cámara, sólo cumplirá la función de ancla y terminaremos asesinando a nuestro compañero todo por culpa de nuestro egoísmo.

A lo largo de nuestra aventura tendremos que pasar por distintos estilos de movimiento de pantalla, ya sea siendo perseguidos por una roca gigante, montados en una especie de león o luchando contra un jefe mientras escapamos de este mismo, ya que la variedad la tenemos. Quizás puedan sentir que el juego comienza un poco flojo, pero eso se soluciona casi enseguida.

Concluyo este pequeño artículo recomendando Tiny Barbarian DX sólo sin son amantes de los plataformeros, los desafíos, rejugar el mismo nivel muchas veces y posar sin polera frente a un espejo mostrando los músculos, ya que eso es lo que tiene para ofrecernos este bello juego que más de un “puta la weáaaa” nos ha sacado.

 



Tutturu~
Amante de Blazblue y los juegos de ritmo. No veo monos chinos pero sí los juego.