Simple y adictivo: ¡Splatoon 2!

Al fin pude hacerme con una Switch y con el juego que lamenté no haber alcanzado a jugar antes de vender mi Wii U: Splatoon [2]. La experiencia en estos primeros 3 días -con aprox 20 horas jugadas- ha sido todo lo que esperaba, y les vengo a contar por qué, así que pase a leer.

Menos es más

Cuando hablamos sobre video juegos, si hay algo sobre lo que uno suele quejarse es la falta de contenido; siempre queremos más modos, más items, más dificultades, más de todo. No quiero decir que este título se quede corto en contenido, pero si hay un juego que puede hacerle honor sin ningún problema a la frase menos es más, es Splatoon 2. Que un juego sea simple no lo hace malo, que un juego no tenga cantidades abismales de contenido, tampoco, y el equipo de desarrollo de Splatoon 2 tiene clarito lo que quiere su público y cómo entregarlo: entretención inmediata.

Independiente de si lo nuestro sean las partidas amistosas o las competitivas, en Splatoon 2 las vamos a encontrar. Podemos jugar partidas regulares en el modo Turf War, simplemente siendo el equipo que más espacio en el mapa logre pintar dentro de 3 minutos, o bien podemos jugar alguno de los modos disponibles en las partidas ranked, tales como Tower Control, Rainmaker o Splat Zones, en los que deberemos mover un objetivo, llevar un objeto a un punto o bien dominar una zona, respectivamente, para ganar puntos, aumentar nuestro rango y enfrentarnos cada a vez a mejores jugadores.

La gracia de Splatoon 2, en este sentido, es que a pesar de su simplicidad logra entretenerte y mantenerte enganchado sin ningún problema. Es verdad, no cuenta con una gran campaña singeleplayer al nivel de Doom, por ejemplo, pero al menos te ofrece un multiplayer sencillo, rápido y fácil de manejar tras un par de partidas. A diferencia del mismo Doom, por ejemplo, que tiene tanto modo y opciones que después de un día no lo quise tomar más.

Cabe mencionar que en cualquiera de estos modos ganarás experiencia para subir niveles y acceder a mejores accesorios, armas y ropa, además de oro para poder comprarlas. ¿Y cuál es la gracia de comprar ropa? se preguntarán ustedes. Cada pieza de ropa (accesorio, zapatillas o polera/poleron/chaleco, etc) nos entregará distintas habilidades como mayor velocidad de movimiento, recargar el tanque de pintura más rápido o recibir menos daño.

Salmon Run es la raja, pero…

Salmon Run es un nuevo modo de juego en Splatoon 2, en el que se participar con hasta 4 jugadores, local u online, y que consiste en derrotar olas de enemigos, consiguiendo, además, huevos dorados. Es, por lejos, uno de los modos más entretenidos del juego, y que le da un tremendo plus respecto a su primera entrega, pero ¿POR QUÉ LO LIMITAN?

Sin pensarlo demasiado, me imagino que limitar los modos de juegos en periodos de tiempo “garantiza” que los jugadores puedan disfrurlos todos sin enfocarse solo en su favorito, pero aún así, ¿por qué? Es un modo entretenido, en serio, y ojalá pudiera jugarlo más. Además, no sé qué onda, pero no tenía idea que este modo existía hasta que un amigo me lo mencionó, porque la verdad es que está súper escondido, y tampoco le hacen demasiada propaganda dentro del juego , ahueonaos.

Una campaña piola

 

Voy a ser sincero, no he terminado la campaña de un jugador, pero lo que he jugado es bastante piola. Aún así, sigo pensando que no es más que un adorno para ofrecer un juego más completo y no limitarlo solo al online, incluso siendo este su fuerte.

En la campaña, Marie nos reclutará y pedirá ayuda para investigar qué fue lo que ocurrió con Callie, quién se encuentra perdida, posiblemente, debido a los octarianos, que nuevamente serán nuestros enemigos principales. En este sentido, la lógica es similar a la de Splatoon (1), teniendo que avanzar por distintos niveles, venciendo enemigos y enfrentándonos a algunos jefes, todo esto usando las distintas armas que tiene para ofrecernos Splatoon 2.

Se puede mejorar

A pesar de que para mi el juego es MUY, MUY bueno, hay un par de cosas que no me gustan y que, siento, es importante mencionar.

Foto de mi inkling con un amiibo

Es súper penca que no se puedan formar party’s para el modo de juego tradicional (en modo privado sí se puede); si queremos jugar con nuestros amigos estamos obligados a unirnos a la partida de alguien que ya esté jugando, lo que no nos garantiza quedar en el mismo equipo. Esta opción tampoco se encuentra disponible si queremos subir de rango con nuestros amigos; estamos condenados a subir solos.

Además de lo anterior, aunque esto no es culpa del juego en sí, tener que depender de una aplicación del celular para usar el voice chat me parece nefasto. Aunque claro, eso no es culpa del juego propiamente tal, sino que de Nintendo.

TL; DR

Splatoon 2 es un juego realmente entreten y simple, con algunas fallas, pero cuyo objetivo principal, el de entretener, se cumple en un 100%.  Sí, tiene una campaña es entretenida, y se agradece que se incluya, pero sinceramente creo que no hay que esperar grandes cosas de ella y comprar este juego por lo que realmente nos importa, su multijugador.

 



Me gusta la filosofía, los juegos, series y el vinito. Hincha de la U y de Asuka. En twitter soy @Piplash.