Horimiya is Love, Horimiya is Life.

Horimiya empezó como Hori-san to Miyamura-kun, un webcomic publicado desde el 2008 en la revista Gangan Online de Square Enix, también tiene una serie de tres OVA’s.

El 2012 comenzó a publicarse como Horimiya en Gekkan GFantasy (también de Square) pero siendo ilustrado por Daisuke Hagiwara, siguiendo la historia de HERO, su autor original.

¿De qué trata?

Horimiya es un shojo y comedia, que sigue el romance entre Hori y Miyamura; ellos son compañeros de clases, pero ambos son personas totalmente diferentes fuera de la escuela. Más que nada vamos conociendo a estos personajes principales y a sus amigos. Cómo se van relacionando y conociéndose mejor (Sus mañas, peleas, celos e inseguridades con las que todos nos podemos identificar) es lo divertido de este manga.

Hori es una niña muy popular en su secundaria, pero al tener padres ocupados todo el tiempo, debe hacerse cargo de su hermano menor y además, de los quehaceres de su casa, así que salir con sus amigas después de la escuela, tener citas los fines de semana o básicamente tener vida social fuera del horario de clases no es parte de su vida. Dentro de su casa no se preocupa por el maquillaje o ser una niña correcta y femenina. Debo agregar que con el pasar del tiempo descubrimos que es una masoquista (really).

Miyamura en tanto, siempre ha sido visto como un chico oscuro, otaku y extraño (pardepebres material) pero a pesar de ser muy introvertido, al salir muestra sus piercings y tatuajes, y es claramente más atractivo fuera de la escuela que dentro de ella.

De casualidad conocen la identidad “secreta” del otro. Comienzan a verse más a menudo y deciden compartir sus secretos sólo entre ellos.

¿Por qué Horimiya es pulento?

Bueno, para mi el manga es la raja, puede no ser del gusto de todos pero bueh… Leí los siete (de ocho) volúmenes que pillé en dos días y no me arrepiento de nada.

Es un manga mensual, pero no es de esos mangas que te hacen sufrir mes a mes esperando un nuevo capitulo porque necesitas más (señal de que estás en la pasta). Cada capítulo te deja satisfecho, abre un “problema” y lo cierra súper bien, así que capítulo a capítulo vemos un tema nuevo, pero siempre vamos avanzando en cuanto al desarrollo de la historia principal y también de los demás personajes.

El dibujo de Hagiwara-sensei es tan bonito y tan shojo. También me gusta que todos los personajes van teniendo protagonismo de vez en cuando. Hay capítulos donde no se trata sólo de Hori y Miyamura, si no que, de los sentimientos o relaciones del resto, aunque son más cortos que los demás caps, son igual de lindos.

¡Se los comparto para que tengan otro manga que les llene el kokoro!



Me gustan los monos chinos, y los chinos.