[En la puerta del horno] Le damos una oportunidad a Fire Emblem Warriors

No es secreto entre mis amigos que puta la weá que odié Hyrule Warriors, realmente sentí que fue un hastío jugarlo y lo disfruté muy poco, al nivel de terminarlo netamente por compromiso, pero eso sí, mención honrosa al multijugador local que hacía el juego mucho más ameno y aprovechaba bien la doble pantalla, tienen un punto ahí.
Se me mencionó en un momento que la versión lanzada tiempo después para 3ds arreglaba bastante la jugabilidad de este bodrio y daba la posibilidad de dar ordenes a otros personajes y además cambiar el personaje que usas durante batalla, para así ir alternando tareas y abarcando más territorio, gracias al cielo que eso ocurrió, ya que Hyrule Warriors en WiiU era una oda a los juegos pajeros y mal pensados.

Como se estarán imaginando, compré este juego con muy poca fe, más que nada por el amor que siento hacia la saga Fire Emblem y a mi amor por las monas chinas y Cordelia, también porque tenía esperanza en que esta versión se pareciera a lo que fue en 3DS y no en WiiU y debo decir que me he llevado una muy grata sorpresa.

Una hermosa Cordelia haciendo la pega

Fire Emblem Warriors es la segunda (técnicamente tercera) entrega de un crosswork realizado entre Nintendo Y Koei Tecmo, en donde los primeros prestan las skins de sus personajes a los segundos para que estos creen un título Warriors (Musou) para las consolas de turno de la gran N. Nuestro objetivo principal será defender nuestras bases aliadas y rescatar aldeanos/combatientes mientras luchamos contra hordas enemigas para así abrirnos paso hacia el o los enemigos finales, que tienden a ser un personaje emblemático de la franquicia.

Uno de los primeros puntos en ser criticados a este título, es que casi el 80% de su roster es perteneciente a las últimas 2 entregas de la saga, que han sido lanzadas en 3DS, dejando muy por de lado el inmenso arsenal que tiene para atrás, mencionando Gamecube, Super Famicom Gameboy Advance y Nes entre otros. La justificación más lógica a este aspecto es la popularidad que logró impulsar el lanzamiento de Fire Emblem Awakening en occidente, ya que fue un título -guste o no al público lector- muy casualizado, con la posibilidad de no perder tropas y una dificultad quizás demasiado amigable para el usuario, claro está, esto no fue obligatorio, aún se mantuvo la posibilidad del juego clásico y la posibilidad de jugar en Hard, Lunatic, Lunatic +.

No es un secreto para nadie el éxito que alcanzó Fire Emblem Awakening, motivo por el cual los newcomers a la saga y el público del antiguo nicho esperaban con ansias el lanzamiento de Fire Emblem: Fates, que contaría con 3 entregas al más puro estilo pokémon.

3 Chiquillas de Fates y 1 de Awakening

Como es de esperarse de un Musou, el sistema de combate es bastante repetitivo y los objetivos tienden a ser los mismos en cada nivel, defender, atacar, rescatar, pero la posibilidad de cambiar de personaje es lo que nos salva del aburrimiento y el “puta la weá fome” ya que no podremos quejarnos de que no tenemos variedad de habilidades o de roles que cumplir, ya que tendremos que tener en cuenta la clase de nuestro personaje ( la cual podremos cambiar al llegar a nivel 15) y el arma que esté utilizando, para así hacer buen uso de nuestras ventajas y desventajas en cuanto a combate se refiere.

Fire Emblem Warriors logra de muy buena manera mantener la sensación de que estamos realmente inmersos en el mundo de Fire Emblem, más allá de obviamente los enemigos a los que nos enfrentamos y el personaje que utilizamos, ya que rescata muchas mecánicas presentes en el RPG, dígase el sistema de subida de nivel, Upgradeo de clases con un Master Seal, Roles curativos/atacante/defensa, y el siempre temido sistema de muertes para siempre (una vez más, optativo)

Aquí tenemos el clásico sistema de selección de equipo

Una cosa que lamenté muchísimo en Hyrule Warriors, además de la música (que esta parecía como si fuese de tocata de cuarto medio en liceo subvencionado)  fue el hecho de sentir que mis aliados valían cualquier callampa y no hacían nada, siempre tenía que ir a terminar el trabajo y darme la mansa paja de recorrer todo el mapa porque si no todo se iba a la cresta y perdía. Pero aquí es todo lo contrario, si bien sientes que tienes que hacer mucho, esto no es porque tus aliados sean un bodrio, es porque realmente hay mucho que hacer y se siente la intensidad en el campo de batalla, ya que tienes que -al igual que en el rpg- administrar muy bien tus unidades para decidir a dónde la envías a pelear y qué rol cumplirán, además muchos jumbitos a la posibilidad de alternar cuál personaje controlas, ya que obviamente es mucho mejor hacer el trabajo por ti mismo que dejar a la CPU.

Considero que uno de los puntos críticos en un Musou debe ser la fluidez y si existen o no framedrops que puedan crear una sensación de “UGH Esta mierda se ve asquerosa”, ya que en un juego de este tipo, vamos a tener la pantalla llena de enemigos en todo momento y tendremos que estar machacando botones atacando constantemente para lograr nuestro objetivo, es por esto que debo felicitar al equipo, lograron mantener de muy buena manera los Frames y la fluidez del juego, aún en modo portátil, se nota que el juego tiene la optimización que corresponde, además de contar con un parche de día 1 que soluciona problemas de bugs y etcs que podrían ocurrir [También está disponible un DLC gratuito que nos permite dejar todas las voces en japonés] .

FE Warriors  cuenta con esta linda edición especial en Nintendo Switch

Ya para finalizar esta reseña, sólo me queda decir que ha sido un agrado probar Fire Emblem Warriors en Switch, si bien la música no es nada del otro mundo ni espectacular, es lindo escuchar las típicas fanfarrias del RPG y dejar de lado las tocatas de cuarto medio pasás a intento de metalero, que de todos modos aquí tienen mucho más sentido por el estilo que sigue FE.  En síntesis, un juego totalmente recomendado para los amantes de los Musou o quienes quieren experimentar la saga de una manera distinta y más fluida, para salir un poco del sistema por turnos, o para quienes simplemente quieran ver a sus waifus peleando, también sirve.

 



Tutturu~ Amante de Blazblue y los juegos de ritmo. No veo monos chinos pero sí los juego.