Comentamos Godzilla: Planet of the Monsters

Una de las últimas apuestas que nos trae Netflix es una trilogía sobre uno de los monstruos más emblemáticos: Godzilla. La primera parte, titulada Planet of the Monsters, es la película número 32 sobre esta criatura, y la primera en ser 100% animada. ¿Y saben qué? Funciona.

Durante el último verano del siglo 20 una serie de monstruos comienza a invadir el planeta, cuando una criatura superior al resto, tanto en tamaño como en poder, aparece y comienza a arrasar tanto con la humanidad como con los monstruos, sin distinción. En medio de esto se hacen presentes dos razas alienígenas: ExifBilusaludo. Los primeros buscaban convertir a los terrícolas a su religión, mientras que  los segundos prometían acabar con Godzilla utilizando el arma Mechagodzilla a cambio de poder asentarse en la tierra. Sin embargo, el arma que prometía destruir al monstruo no pudo ser desplegada, viéndose todos obligados a dejar la tierra y buscar refugió en el planeta supuestamente habitable, Tau-e.

Bajo esa premisa comienza a desarrollarse la primera parte de esta trilogía, en la cual ya han pasado 20 años desde el ataque, y las tres razas, ahora juntas en una nave espacial, se ven amenazadas por la escases de recursos tan básicos como el oxigeno y agua, obligándolos a tomar una decisión: continuar explorando el espacio en busca de un planeta habitable, con el riesgo de no encontrarlo y morir debido a la escazes, o volver a la tierra con la esperanza de que Godzilla haya muerto, y en el peor de los casos enfrentarlo para recuperar lo que alguna vez les perteneció.

Planet of the Monsters tiene una duración 88 minutos, y en ese tiempo logra contar una historia piola que va un poco más allá de simplemente pelear contra un monstruo gigante, y que tal vez en las próximas dos películas podría volverse un poco más compleja. Por ese lado, esta primera parte cumple bastante bien, logrando mantenerme enganchado y haciendo que me dieran ganas de ver las secuelas. A pesar de eso, esta película tiene -en mi opinión- una tremenda falencia, y es que sus personajes valen todo lo que es callampa.

Yo creo que la corta duración les pudo jugar una mala pasada, y es que si con cuea hubo tiempo para presentar a los personajes, mejor ni hablemos de su desarrollo. Encontré que éstos eran súper sin brillo, y como que me daba lo mismo si vivían o morían, aunque esto es en el sentido estrictamente individual. Cuando se unen y comienzan a trabajar en conjunto, la cosa cambia y agarra un poco más de fuerza; a pesar de que por sí solos me daban lo mismo, viéndolos como grupo me importaron un poco más, y quería que ganaran. De hecho, en algunos momentos me hicieron estar bien tenso, y es que a pesar de que todo es animado, Godzilla no deja de ser amenazante y me transmitía esa sensación culiá de “no somos nada, estamos cagados y no hay nada que hacer acá”, lo que igual dice harto, porque al final no es lo mismo ver gente real muriendo que ver monos chinos muriendo, -para mi.

Godzilla: Planet of the Monsters es bien piola y vale totalmente la pena verla. Obvio que ni cagando es la mejor película de la vida, pero tiene una historia piola, es entretenida y bien hecha, y más encima está en los netflixes o en su página de piratería favorita. Respecto a la segunda parte, titulada The City Mechanized for the Final Battle, su estreno está previsto para el 18 de Mayo de este año.



Me gusta la filosofía, los juegos, series y el vinito. Hincha de la U y de Asuka. En twitter soy @Piplash.