[DCEU] La luz al final del camino ¡Wonder Woman!

Tras haber pasado por Man of Steel y Batman v Superman: Dawn of Justice, llegó el turno de la última película del universo DC previo al estreno de Justice League. Para muchos la mejor, y una película lo suficientemente buena como para olvidar el trago amargo que fue Suicide Squady hacernos creer que vienen tiempos mejores (?)

Wonder Woman se desarrolla durante la primera guerra mundial, y debido a esto -en mi opinión- es que no tiene demasiado impacto sobre el universo de DC, pero sí sobre nuestra protagonista (Gal Gadot) y la forma en que vamos a entender su personalidad y la visión que posee del mundo, conociendo su origen y cómo llegó a convertirse en la heroina que hemos vimos en BvS.

Diana Prince se encuentra en París, en el presente, cuando recibe una fotografía enviada por Bruce Wayne. Dicha fotografía es parte de la información contenida en los archivos de Lex, que pudimos ver en BvS, y al verla, Diana hace un viaje al pasado, recordando sus orígenes y lo vivido durante la época en que el momento fue capturado.

Los recuerdos inician con una joven y revoltosa Diana que sueña con convertirse en una guerrara, a pesar de la oposición de su madre, la reina amazona Hyppolita (Connie Nielsen), quien cuenta la historia sobre sus orígenes; sobre como las amazonas fueron creadas por Zeus para proteger a la humanidad, y como su hijo, Ares (David Thewlis), dominado por sus celos, intenta -fallidamente- destruirla. Es así como este dios le entrega a las guerreras amazonas la isla oculta de Themyscira, además de la misión de detener a Ares en su retorno, con la ayuda de un arma diseñada para este objetivo, la godkiller“.

A pesar de la objeción de su madre, Diana se las arregla para entrenar junto a su tía Antiope (Robin Wright), una de las más grandes guerreras amazonas, y aunque el entrenamiento su mantuvo en secreto durante un tiempo, su madre de todas maneras se entera, y hace prometer a su hermana que entrenará a Diana con más rigurosidad que a ninguna otra guerrera, y que la convertirá en la mejor.

Los años pasan y vemos a una Diana adulta que comienza a darse cuenta de sus capacidades, y de cierta forma a  temer de sí misma, cuando repentinamente un avión cae en el mar cercano a la isla, y Diana acude al rescate, salvando al piloto de guerra y espía, Steve Trevor (Chris Pine). Diana por primera vez conoce a un hombre, y junto con esto, se entera de las atrocidades que ocurren en el mundo, donde actualmente se vive la primera guerra mundial, y los alemanes planean atacar con una nueva arma capaz de terminar con la guerra y miles de vidas.

Para nuestra protagonista esto no puede significar más que el retorno de Ares, y por lo mismo siente el deber y necesidad de ayudar a la humanidad -dándole ese toque súper que muchos extrañaban-, poner fin al hijo de Zeus y de esa manera terminar una guerra que, en su ingenuidad, considera no es más que al actuar humano bajo las influencias del mal. Diana decide robar el arma diseñada para destruir a Ares, la espada godkiller“, y liberar a Steve con la condición de que este la lleve con el enemigo; si bien nuestro piloto no compra mucho todo el tema de las amazonas, decide aceptar la oferta, dando comienzo a los primeros pasos de nuestra heroína fuera de la isla.

Al llegar al mundo real podemos ver a una Diana casi como una niña. Una niña que carece de las ataduras morales, estereotipos y constructos sociales; que no entiende por qué las mujeres se visten de una determinada manera, ni porqué es aceptable que existan secretarias, lo que para ella no es más que esclavitud. Una sutil crítica social muy de la mano con lo que se vive hoy en día, y también súper necesaria, en mi opinión.

Además de lo anterior, nuestra protagonista poco a poco comienza a darse cuenta, aunque sin querer aceptarlo, que la humanidad no es tan buena como creía; que hay mentiras, muertes y maldad por doquier, y que sin importar el lado que uno tome en la guerra, el resultado siempre será muerte y más muerte. Sin embargo, y a pesar de las decepciones, Diana mantiene la fe en que todo es obra de Ares, y una vez acabe con él, todo volverá a la normalidad.

La película avanza, nos encontramos frente a escenas de acción en las que Wonder Woman se roba nuestros corazones e incluso llega a emocionar, convirtiéndola en la súper heroína más súper que nos ha entregado DC hasta el momento, pero sin transformarla en un personaje de Marvel vacío.

Diana finalmente consigue enfrentarse Ares, quien afirma no haber obligado a la humanidad a actuar de la forma en que lo ha hecho, y que solo les ha entregado los estímulos necesarios para que revelen su naturaleza. Una naturaleza capaz de causar horrores y gran destrucción, algo que hasta ese momento se había negado a aceptar. Además, y por si fuera poco, Ares revela que la verdadera godkiller es la propia Diana, convirtiéndola en su media hermana por parte de padre, y único ser capaz de destruirlo (solo un dios puede acabar con otro).

De a poco, Ares logra entrar en la mente de Diana, quien por fin acepta que la raza humana es la responsable de todo lo ocurrido, que causar el mal y el caos es parte de su naturaleza, y que su madre Hyppolita, tenía razón al creer que la humanidad no la merecía. Sin embargo, y como ha sido tónica en estas películas, un sacrificio, el de su compañero Steve, la hace reflexionar y concluir que a pesar  de que los humanos sean capaces de causar tales males, también son capaces de luchar por enmendarlos y sacrificarse si es necesario; un sacrificio suficiente para recuperar sus fuerzas y vencer a Ares.

Sinceramente, creo que no era necesario realizar cambios en el tono de las películas del universo DC. La línea oscura, “profunda” y “madura” que habían adoptado tanto en Man of Steel como en Batman v Superman para mi era perfecta, y el primer intento por darle un giro fue un rotundo fracaso con Suicide Squad. Sin embargo, también creo que Wonder Woman fue capaz de mantener la escencia, realizando los cambios justos para dejar a la mayoría del público contento, y ser, quizá, la película que marque el camino para las que están por venir.

La relación entre Steve TrevorDiana Prince es la raja. Funcionan muy bien juntos y le añaden la cuota de humor que muchos extrañaban, ubicándola en las escenas precisas, sin quitarle seriedad ni complejidad a los personajes, y evitando, por ejemplo, tirar tallas en mitad de una batalla o de momentos épicos.

Y hablando de momentos épicos, podemos estar o no de acuerdo en que todas las películas contaban con muy buenas escenas, pero Wonder Woman tiene probablemente la mejor, con un soundtrack que calza perfecto, y que en lo personal hicieron que me emocionara y se me pusieran los pelos de punta.

Véanla completa, es una maravillosa escena <3

Para finalizar, siempre he creído que los directores no tienen obligación alguna de abordar temáticas sociales en sus creaciones, pero si quieren hacerlo por voluntad propia, bienvenido sea. Wonder Woman es un claro ejemplo, y la mano de una directora femenina se nota y agradece, haciendo críticas de manera muy piola y natural, como de las que hablé antes, pero también entregándonos una heroína digna de ser imitada, que no necesita ser opacada por otros personajes para cumplir sus objetivos y es capaz de enfrentarse a lo que sea por sí sola.



Me gusta la filosofía, los juegos, series y el vinito. Hincha de la U y de Asuka. En twitter soy @Piplash.