¡NO GRITES! Dead Silence

(No, el muñeco no tiene relación con “Escalofríos” ni “¿Le temes a la oscuridad?”)

Ya me estaba acostumbrando a escribir acá de películas que son de webeo o que son malas pero buenas a la vez, pero esta vez me lo quiero tomar en serio, ya que hablaré de la que considero mi cinta favorita de todos los tiempos en cuanto a cine de terror se refiere.

Dead Silence nos llega de la mano de los creadores de Saw, James Wan y Leigh Whannell, por lo que podemos esperar un poco de similitud entre los films, pero no del todo, así que no juzguemos el libro por su portada.

Dead Silence (O Silencio de la muerte) es una película que logra mantener expectante de lo que vendrá en todo momento, ya que comienza con acción casi al principio de la película con el inesperado regalo de -Lo que todos deseamos JAMÁS recibir- un muñeco de ventriloquia, sin remitente alguno y sin inscripción más que un rayado en la caja con el nombre de “Billy”. Toda nuestra trama girará en torno a Jamie Ashen, el más joven de la familia Ashen, ah y por supuesto en una antigua leyenda de un pueblito:

  “Cuidado con la mirada de Mary Shaw, no tenía hijos, sólo muñecos, y si alguna vez la ves en tus sueños, asegúrate de nunca, nunca gritar, o ella te arrancará la lengua desde su comienzo.”

Como pueden estar imaginando, sí, así es, nuestro pilar fundamental en la película será “No gritar o estás muerto”, debido a esta antigua leyenda contada en el pueblo de Ravens Fair, la cuál supuestamente tomó origen por la anciana Mary Shaw, una talentosa ventrílocua que presentaba su acto en el pueblo, como puede esperarse de alguien talentoso, esta mujer llenó el teatro del pueblo, y hasta ahí todo bien, ¡Pura ganancia!, pero las cosas no pueden quedarse así, ya que no falta el típico pendejo que caga todo en las películas- series (¿Aló final de mid-season de TWD?) y en esta ocasión no sería la excepción ya que el pequeño cuestiona el manejo de la ventriloquia de nuestra anciana y ahí se produce el embrollo, acto seguido y al final de la presentación, dicho niño desaparece y algunos de los que asistieron al teatro culpan a la mujer por dicha desaparición y no encuentran mejor opción que tomar la justicia por sus manos, cosa que sin saberlo, les costaría caro, muy muy caro.

Uno de los deseos que dejó Mary Shaw antes de ser asesinada, fue muy especial (prefiero que lo vean ustedes mismos) además de ser enterrada con sus “hijos”.

 

No quiero ahondar en muchos detalles ya que decir más de la cuenta arruinaría la experiencia de Dead Silence, que realmente tiene muchísimo potencial, comenzando por el aspecto positivo de que estamos enfrentados a muñecos de ventriloquia, uno de los recursos menos utilizados en el cine actual pero que bien nos ponen los pelos de punta por sus rostros de cara de nada y esa aura tenebrosa que desprenden.

Si bien Dead Silence no logra del todo su cometido como  película de terror, si logra muy bien el aspecto suspenso, ya que como mencioné al inicio, la constante expectación y el no conocimiento de lo que sucederá, además de contar con sólida historia y ambientes lúgubres y oscuros, la hacen ser la película perfecta si lo que buscas es saltar de la impresión porque no te esperabas lo que venía.

La cinta consta de 2 versiones, una censurada y otra no, obviamente la recomendación cae en ver la cinta sin censura, ya que se aprecian escenas más crudas y otras que generan mucho más impacto visual y poseen diálogos que hacen todo mucho más terrible y abominable.

  Te arrancará la lengua desde su comienzo y se apropiará de tu voz.

Dato Bonus:
Llegué a Dead Silence ya que Aiden, una de mis bandas más favoritas de la vida y que acompañó toda mi adolescencia Emo realizó una canción basada en el Film y cuyo videoclip incluía escenas de esta, por lo que como buen fan, la vi, y vaya que doy gracias a Aiden por esto.

Acá dicha canción:

Dios no me perdonará por esto, lo sé.



Tutturu~ Amante de Blazblue y los juegos de ritmo. No veo monos chinos pero sí los juego.