Directo a la nostalgia con “The Toys That Made Us”

Como muchos saben, soy bastante enfermo con el contenido original que Netflix nos ofrece mes a mes, y suelo verlo casi todo al menos para cachar qué tal. El otro día me metí a la aplicación y pillé “The Toys That Made Us”, llevándome una muy grata sorpresa. “The Toys That Made Us” una serie documental que nos cuenta la historia de algunos juguetes, muñecas y figuras de acción; sus inicios, tropiezos, competencias y -en algunos casos- su final, considerando todos los desafíos que los cambios de época y generacionales implican, y como es cada vez más difícil cautivar la atención de los más pequeños, bajo mi punto de vista, debido a la irrupción de la tecnología como principal fuente de entretenimiento.

Los pratoganistas de los primeros 4 capítulos

Para hacerla cortita, cada uno de los 4 capítulos disponibles (se van a lanzar 4 más, aunque no sé cuándo) cuenta con entrevistas a las mentes detrás de personajes y franquicias emblemáticas como BarbieHe-ManG. I. Joe Star Wars, presentándonos anécdotas, historias sobre el surgimiento de ideas y conceptos iniciales, lo necesario que fue reinventar a algunos personajes para mantenerse vigentes hasta el día de hoy, y también la forma en que intentaban llegar al público, incluso habiendo hecho estudios psicológicos como en el caso de He-Man y su icónica frase “Yo tengo el poder”, que según los expertos nunca iba a desaparecer la cabeza de quienes la escucharan… y bueno, así fue po.

El calcetín queda la raja.

Lo bacán del documental es que no tiene un latero y aburrido y no se centra tanto en datos históricos llenándonos de fechas que jamás vamos a recordar. Por el contrario, es súper piola y relajado, y tiene un enfoque que va mucho más por el lado de la nostalgia, donde gran parte de los involucrados en la creación de las figuras y juguetes nos cuentan sobre el proceso creativo, las distintas negativas que recibieron de parte de los altos mandos, y anécdotas bien simpáticas sobre el nacimiento de personajes, ideas que se fueron directo a la basura, las figuras más cotizadas dentro del mundo coleccionista, o las vestimentas de algunos personajes emblemáticos como el caso de los Jawas, en Star Wars, cuya ropa fue simplemente el resultado de cortar un calcetin usado y ponerlo en la figura.

Ahora, ustedes podrán preguntarse de qué nostalgia estoy hablando, sobre todo considerando que estos juguetes son más viejos que la cresta, pero aún así fueron parte de mi infancia -aunque creo que solo tuve figuras de Star Wars y a lo mejor alguna de He-Man pirata- y probablemente de la de muchos otros, ya que difícilmente fuimos ajenos a ellas, y siempre es entretenido saber más sobre todas estas cosas ñoñas que tanto nos gustan, como sirvieron para armar una base sólida para la juguetería de hoy en día, y sobre todo darnos cuenta de que estamos cada vez más viejos.



Me gusta la filosofía, los juegos, series y el vinito. Hincha de la U y de Asuka. En twitter soy @Piplash.