¿Logró Arms estar a la altura del revuelo que causó su lanzamiento?

Ya estoy un poco más vivo que antes y puedo volver a escribir de forma más constante, así que quiero retomar este pequeño artículo que dejé en standby hace harto rato y terminar de comentar mis impresiones finales de Arms, por parte de Nintendo para la regalona de turno.

Arms surgió como un juego que por algunos fue visto como una gran nueva apuesta para refrescar los aires que había dejado splatoon, y aunque otros se mantuvieron reacios al aspecto de jugabilidad y estética del juego, lo cierto es que el juego metió mucho ruido antes de su lanzamiento.

Hace poquito el menú de inicio se vio renovado con a llegada de la nueva peleadora Lola Pop.

Nunca vamos a saber si Nintendo pretendía hacerse la pelea a si mismos tirando splatoon 2 y arms en un lapso de tiempo más o menos reducido o si arms simplemente fue un tiro al aire para hacer tiempo y ver cómo le iba con el público, pero después de todo se terminaron realizando torneos dedicados al juego y constantemente se ha ido actualizando, pasando a ser así por lo que querría llamar – y de lo que quiero hablar hoy- el efecto splatoon.

Nos gustó Splatoon cierto? – Nos gustó Splatoon. Nos gustó Splatoon el primer mes de su lanzamiento sin hacerse tedioso? – Mhhh no mucho la verdad. Bueno aquí es lo mismo, si bien Arms logra entretener MUCHO en sus primeros minutos/horas, pronto se hace demasiado repetitivo y se hace sentir mucho el hecho de que faltan más modos de juego o una personalización mucho más libre de las reglas para los juegos que ya existen, sin contar que el modo “historia” [Grand Prix] es bastante corto y simple, pero no por esto aburrido, aunque la curva de dificultad es bastante obscena cuando avanzamos del rango 5 hacia adelante.

Menú de modos de juego a Octubre de este año.

 

Arms cuenta con mucho cariño por parte de la gran N, eso debe quedar claro, la estética es bien linda, los personajes son interesantes aún al no presentar gran historia detrás de ellos, y si bien la música cojea un poco, se siente relajada y acorde a un juego de peleas de este tipo, y hago un entre comillas enorme al decirle juego de peleas ya que más party no podría ser. Otro aspecto destacable es su online, y a mi parecer increíblemente este es uno de sus puntos más altos, cuando juguemos online con un amigo nos veremos en una carrera de quién consigue X cantidad de puntos primero, por lo que tendremos que ir ganando en diferentes clases de minijuegos y combates que van saliendo a medida jugamos, haciéndolo bastante variado y divertido.

Aún a Noviembre de este año, Arms sigue siendo un juego que se siente incompleto ya que aún circulan rumores de nuevos peleadores, además de que cada actualización nos trae un poco de la gran overwatch y nos nerfea y buffea peleadores, y esto sin mencionar el hecho de que se vio realmente opacado con el lanzamiento de Splatoon 2 que llegó a robarse todas las luces del online, aunque aún existen personas que lo juegan, no sé si de manera constante, pero no genera ratos eternos en el lobby online.

 

En un inicio esta chiquilla fue de las más utilizadas en el online porque estaba muy rota.

 

Por mi lado, vendí mi copia de Arms ya que el efecto Splatoon no es lo mío, si bien Arms me gustó, no sentí que valiese la pena mantenerlo en la colección y realmente le perdí el inexistente cariño que le tuve bien rápido, aunque cuando en las juntas salen sus partidas de Arms, bienvenidas sean, porque nadie puede negar que el juego es muy entretenido.

 



Tutturu~
Amante de Blazblue y los juegos de ritmo. No veo monos chinos pero sí los juego.